martes, 23 de mayo de 2017


Hablar más de la cuenta, ver como el tiempo pasa y tú sigues siendo la misma persona que añora cosas que otros sin más han asimilado, que sigues adelante pero con demasiadas dudas en el camino, que en el momento que te paras  a pensar no sabes si lo estás haciendo demasiado mal o simplemente intentas sobrevivir. A veces me gustaría parar el tiempo siempre en la etapa anterior como si hubiese algún tipo de melancolía que te retuviese y es que hay personas, grandes personas que conoces y luego sin querer poco a poco desaparecen, pero no hay nada que puedas hacer. No hay una sola forma para que se queden en ese momento en que poco nos importaba el mañana solo esa noche o com íbamos a volver a  casa. Hay que seguir, mover ficha y pensar una nueva jugada. O simplemente quedarnos quietos y ver el tiempo pasar, aunque eso es lo peor que podemos hacer. Ver el tiempo pasar.

lunes, 2 de enero de 2017







Un año más y demasiadas cosas que no se han cumplido..algunos en cierta manera otros no eran tan importantes...otro año más con guiones, objetivos, puntos suspensivos pero sobre todo hechos que cumplir...

- Ser un poquito menos dependiente.
- Dejar el pasado en el pasado.
- Avanzar sin mirar atrás.
- Decir te quiero a alguien.
- Dormir bajo las estrellas.
- Querer mucho pero querer mejor.
- No fiarte de las palabras al fin y al cabo sólo son palabras.
- Aprender a olvidar.
- Ser menos quejica.
- Cuidarme más a mi misma.
- No buscar la aprobación de nadie.
- Viajar a Escocia (no podía faltar).
- Escribir poco pero bien.
- Apuntarme al gimnasio pero ir.
- Conocer gente nueva.
- Dormir sin saber su nombre.
- Buscar un compañero de viaje.
- Dejar de tensar la cuerda por aquellos que no les interesas lo más mínimo.
- Tu tiempo es lo más importante.
- Tener mejor salud y un poquito de suerte.
- No dejes de bailar mientras suene la música.
- Ir a ver a mis abuelos.
- Volver al pueblo.
- Aprender algo cada día.
- Y no podía faltar sex,drugs,&rockroll

Y creo que se me olvidan muchos que iré añadiendo por el camino pero para empezar ya son suficientes. 2017.

jueves, 8 de septiembre de 2016


Los años pasan y aún no sabes escribir. No solo torpezas gramaticales sino imposibilidad de construir frases plenas, que tengan sentido. Ello se debe al mismo desequilibrio (o carencia de ritmo) que no me deja hablar correctamente. Antes de hablar es necesario –desgraciadamente– pensar. Y un pensamiento agujereado no puede expresarse con armonía (qué digo armonía: ni siquiera con corrección, ni siquiera pasablemente). De allí tu estilo –después de todo lo es– fragmentario e impreciso. Si no hay objetos claramente percibidos, ¿qué objetos quieres describir con claridad? Di mejor que solo puedes escribir sobre lo que no tienes, y ello jamás se presenta de una manera neta y precisa. Una ausencia no es un piano. Un amor imposible no es un idilio campestre. Unas ganas humillantes de reducir todo a ceniza no es un “mensaje social” que se pueda enunciar con cierta facilidad. Mi fantasía está detenida en una sola imagen, siempre la misma. Todo lo demás no me concierne. No solo no estamos en el mundo sino que tampoco estamos en el no-mundo. Pero si tuviera un amable recuerdo infantil sobre el cual despeñarme… Nada. Apenas me recuerdo suenan ataduras y mordazas. La imagen de siempre. Barco fantasma con una única pasajera desolada. ¿Soltar amarras? Lo haría… si el barco existiese, si tuviera amarras.
[Alejandra Pizarnik. Diarios. Barcelona: Lumen, 2010. pp. 273-274.]

jueves, 16 de junio de 2016









Cuando pierdes un pendiente y te quedas con la rosca nunca sabes en que momento se habrá caído la otra mitad. Es lo mismo que pasa en cualquier relación humana. Nunca sabes el momento en que puedes perder la otra mitad y por tanto no recuperarla o quizás con un golpe de suerte encontrarlo bajo ese sillón en el que nunca sueles mirar. Ahora ya, demasiado tarde, o nunca es demasiado tarde, no sabes la mitad que has perdido o si simplemente te has quedado con la parte que falta, la rosca. Puedes encontrar uno parecido o volver a comprar la pieza entera, pero el problema está cuando esa pieza original no la vuelven a repetir. Las relaciones humanas empiezan con esa rosca, las puedes intercambiar pero hay algunas que no encajan y que nunca van a encajar. Entonces te preguntas cuando no te diste cuenta, cuando perdiste la atención en esa pieza y sigues mirando al suelo a ver si la vuelves a encontrar. Hay días que la melancolía puede contigo y a ratos me gustaría que no volviera a aparecer, luego pienso que es lo que toca en cada momento. Y ahora puede que sea buscar esa pieza original que encaje o quizás mejor dejar de buscarla. Ya aparecerá si tiene que aparecer. 




jueves, 21 de abril de 2016






Me pregunto si uno puede estar todo el día con un vaso de vino en la mano, me preguntó si algo de lo que me pasa me lo merezco. Si quizás se me puede catalogar como mala persona o como no tan buena, que más da todos somos imperfectos. Y en algo siempre caigo..prefiero sentir esa rabia impoluta..prefiero hacer las cosas a mi manera y es que nadie entenderá nunca eso. No entenderán lo que es sentir más de la cuenta o esperar más de la cuenta y no lo digo como es que a mi nadie me entiende. En verdad nos creemos especiales pero que somos...al fin y al cabo nadie es especial y todo el mundo es prescindible. Entonces agarras maleta en mano y huyes, que más da mientras eso te sirva lo seguirás haciendo..llámame inmadura si pero como he dicho todos somos prescindibles y aquel que parecía que no lo era, en un simplemente momento pasa a serlo. Lo he intentando he intentado que no todo fuese tan mal pero digamos que soy una mentirosa, que juego a dos bandas y que me gusta provocar, me gusta que me presten atención que me quieran, que se desvivan por mi..y a quien no le gusta eso. Es muy simple las cosas no se piensan ocurren, y no me arrepiento de esos ratos contigo ni todo lo que hemos pasado ni lo que hemos perdido , a veces creo que hay algunas personas que se quedan en el camino. Me imagino que ese eres tú. Así lo hemos decidido los dos. Te echo de menos.